13 julio 2014

Fabula el Perro y el Reflejo

Había una vez un perro, que estaba cruzando un lago. Al hacerlo, llevaba una presa bastante grande en su boca. Mientras lo cruzaba, se vio a si mismo en el reflejo del agua. Creyendo que era otro perro y viendo el enorme trozo de carne que llevaba, se lanzó a arrebatársela.


Decepcionado quedó cuando, por buscar quitarle la presa al reflejo, perdió la que el ya tenía. Y peor aún, no pudo obtener la que deseaba.

Moraleja: El que envidia lo de los demás, pierde lo que tiene con justicia.

23 marzo 2014

El aguila y la flecha

Un día, estaba sentada un águila en el pico de una montaña esperando cualquier presa que pasara por ahi, pero, lo vio un cazador y lanzándole una flecha la hirió.


La flecha estaba hecha con plumas de águila y cuando ella se dio cuenta de esto dijo:
-¡Qué tristeza, terminar mis días por causa de las plumas de mi especie!

Moraleja: Más profundo es nuestro dolor cuando nos vencen con nuestras propias armas.

19 marzo 2014

El águila, la liebre y el escarabajo.

Una vez estaba una liebre siendo perseguida por un águila, y viéndose perdida, pidió ayuda a un escarabajo suplicándole que le ayudara.

El águila, la liebre y el escarabajo.

El escarabajo le pidio al águila que perdonara a su amiga. Pero el águila, despreciando la insignificancia del escarabajo, devoró a la liebre en su presencia.
Desde entonces el escarabajo observaba los lugares donde el águila ponía sus huevos, y haciéndolos rodar, los tiraba a tierra. Viéndose el águila echada del lugar a donde quiera que fuera, recurrió a Zeus pidiéndole un lugar seguro para depositar sus huevos.
Zeus le ofrecio colocarlos en su regazo, pero el escarabajo, viendo lo sucedido, hizo una bola de estiércol que se asemejara a un huevo de aguila y la dejó caer sobre el regazo de Zeus.
Entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad,  se levanto y tiró a la tierra los huevos sin darse cuenta. Por eso desde entonces, las águilas no ponen huevos en la época en que salen los escarabajos.

Moraleja: Nunca desprecies lo que parece insignificante, pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte.

10 marzo 2014

El aguila, el cuervo y el pastor

Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito. La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se 
enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse. 

El aguila, el cuervo y el pastor
Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños. 

Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y él les dijo: 
- Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.

Moraleja: Pon tu esfuerzo y dedicación en lo que realmente estás  preparado, no en lo que no te corresponde.

Quizás también te pueda interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...