01 marzo 2012

El vendedor

Un joven negociante estaba decepcionado. Había perdido una venta importante. Al discutir el asunto con el gerente de ventas, el joven hombre se encogió de hombros – “Supongo” dijo “Eso prueba que puedes llevar el caballo al agua, pero no puedes hacerle tomar de ella.”
-“Hijo”, dijo el gerente de ventas, “déjame darte un pequeño consejo: Tu trabajo no es hacer que el caballo tome agua, es hacer que tenga sed”.