20 marzo 2012

La fruta

"Iban tres hombres hacia una montaña y sintieron mucha hambre. Sólo llevaban una fruta. Pidieron a Dios, con mucha Fe y Él les respondió: Propongan alternativas inteligentes para ver qué solución dan. El primero dijo: Multiplica, Señor, la fruta para que podamos comer todos. Dios respondió: No es propuesta inteligente, porque los hombres prefieren la cantidad a la calidad. El segundo dijo: Haz gigante la fruta para que podamos alimentarnos. Dios contestó: Tampoco es una alternativa buena, porque las personas entre más tienen, más quieren y, fácilmente, pasan a la ambición y de ésta a la codicia. El tercero propuso: Haznos pequeños, para que la fruta alcance para todos y la podamos compartir. Dios lo alabó y dijo que esa sí era una alternativa inteligente, pues mostraba no sólo vivir la humildad, sino también el pensar en los demás solidariamente...".