07 mayo 2012

Riesgos

No porque duermas, deja de amanecer. No porque llores, evitas el daño que causaron las lágrimas, ni porque rías, tampoco. La vida sigue y lo importante no es curar, sino prevenir y arriesgar. No sueñas, si no te atreves a pensar y se corre el riesgo de idealizar. No cambias, si no te lo propones y se corre el riesgo de vivir de otra manera. No tienes compañía, si no entregas más de lo que recibes y tienes el riesgo de que te dejen y quedes solo. No tienes frutos, si no los siembras y corres el riesgo de no cosechar. No tienes dinero, si no lo guardas y corres el riesgo de gastarlo. Si no amas, nadie te quiere y se corre el riesgo de que no te correspondan. Siempre tienes que dar, amar y entregar a los demás, más de lo que recibes, para no correr el riesgo de morir sin haber vivido y vivir para siempre en Dios y en el recuerdo de los que te conocieron.

Quizás también te pueda interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...